PINTURA EN POLVO AL HORNO

En nuestras instalaciones realizamos el servicio de pintura en polvo al horno siempre que el producto metálico fabricado lo precise, en su acabado final.

La pintura en polvo para horno es más fiable y duradera que la pintura líquida, tanto por su aplicación electrostática, como en el acabado. Sus características la convierten en una pintura muy duradera, con un acabado perfecto aportando una excelente adherencia y flexibilidad que permite incluso el plegado, la torsión y la deformación lenta de las piezas y presentando una gran resistencia a la abrasión, la corrosión, los químicos y las manchas.

Además, la pintura en polvo presenta homogeneidad de espesor de pintado con una apariencia de mayor calidad por los bordes redondeados. A la hora de realizar una imprimación en la pieza de acero comprobamos que esta se ha limpiado correctamente y no contiene ningún tipo de residuo adherido. Todos los procedimientos se realizan de forma exaustiva, garantizado el mejor acabado del producto.

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE NUESTROS SERVICIOS?